martes, 19 de octubre de 2010

Brasil y Argentina, caminos paralelos

Dilma não CFK, mas vivem situações semelhantes

Hace veinte años, los argentinos que tenían la posibilidad de viajar a Brasil, siempre volvían con el mismo deseo: el parque automotor brasileño.
Sus modelos, eran imposibles de conseguir aquí.
Veinte años después, cuando Brasil y Argentina parecen haber superado los desgobiernos de Fernando Collor de Melo y Carlos Menem y MERCOSUR mediante, más las exitosas gobernaciones de Lula y NK+CFK, la cosa ya no es así.
Brasil, potencia mundial sin dudas, no es un espejo donde mirarnos como sostienen muchos políticos de la oposición en nuestro país, porque –a pesar de las diferencias- ambos países tienen una realidad política similar.
En ésta entrada les conté de mi participación en un mitin del PT, hoy quiero contarles algunas reflexiones acerca del país vecino.
Collor de Melo dejó al Brasil sumido en un 50% pobreza; Carlos Menem en un 30%.
Luego vino Fernando Henrique Cardoso, y Brasil se sumio en un “no estado” a partir de las prácticas neoliberales; por casa, pasaron De La Ruá y la saga de 4 presidente en un día, llegando a 60% la pobreza en nuestro país.
En el 2002 llegó Lula y acá, arribo NK en el 2003.
Brasil, tiene hoy una tasa de desempleo de 7,5%; Argentina de 7,9%.

El mayor logro de Lula –para mi- es haber logrado un cambio radical en el estrato social brasileño. Hace 20 años en Brasil había dos clases sociales: alta y baja.
El proceso Lula permitió una reclasificación social, ahora hay clase media, una característica que siempre tuvo nuestro país. Más allá de las disquisiciones de baja, media baja, etc., Lula, cual peronismo de la década del 50, creó lo que ellos llaman clase C -es nueva para los sociólogos brasileños-, mezcla de clase media y media baja.
El proceso NK+CFK, ha permitido una estabilización de la clase media. Muchos que se cayeron de esa característica –muy cara para el habitante argentino con mediana educación- en los 90, volvieron a incorporarse a esa categorización.
No conforme con ello, y sin llegar a la caracterización típica de “clase media”, la clase baja también ha sido promovida bajo este proceso a un ascenso social, que si bien no llega a ser considerada clase media por los propios clasemedieros –sobre todo por la diferencia en términos educativos- ha tenido, cual peronismo de la década del 50, su ascenso.
Lo curioso de nuestros países es que los más beneficiados por ambos procesos políticos, son los que más reniegan de sus gobernantes.
La clase media argentina, creada por imperio del peronismo a mediados de siglo pasado, tiene a diferencia del Brasil una particularidad: los hoy “clase media”, legada por sus ancestros que tuvieron ese ascenso durante el peronismo, niegan ese origen y desdeñan del peronismo.
El trabajo de desideologización de los gobiernos militares y liberales, más la propaganda periodística de descalificación de “peronismo”, tuvo su fruto.
El “voto vergüenza” (una especulación de encuestadores para las elecciones del año próximo) tiene que ver con esto.
Tienen que mantener el discurso para afuera de “no soy peronista”, tienen esa necesidad de desdeñar ser sindicados “como”; dijo CFK el otro día: “nos quisieron convencer que éramos sucios, malos y feos”, esa es la cuestión.
Hoy, Brasil debe decidir su gobernante en un balotage. Dilma aventaja a Serra por unos 8 puntos.
La prensa, siempre la prensa, jamás mencionó durante la campaña los éxitos de Lula durante su gobierno y que Dilma era su sucesora, reaseguro de la continuidad del modelo.
Al igual que en nuestro país, la realidad tapa la mentira, por eso, como a CFK, es que salieron a instalar temas fuera de agenda para “pegarle”, como el caso del aborto, un tema que en Brasil, por su impronta religiosa, resulta muy conflictivo, si hasta se metieron con su superada enfermedad y su sexualidad. Igual que acá, por caso con el 82% móvil: lo importante es hacerles pagar un costo político que se les vuelva en contra.
LULA y NK+CFK han recuperado el ESTADO. Luego del desguace al que fueron sometidos nuestros países. Hoy, ambos estados tienen “caja”, “caixa”, tienen un Tesoro Nacional fuerte, y por él vienen, sólo de eso se trata: de manejar la “caja”; estos gobiernos manejan esa caja con redistribución y eso es lo que no se bancan. Esquilmaron a ambos países hasta dejarnos en la miseria total para repartirse la “tarasca” entre unos pocos; por ello, cuando hoy hemos reconstituido el modelo de Estado del que desdeñan, es que quieren volver, para distribuirse la “caja”, una vez más, entre unos pocos.
Jamás dirán y menos reconocerán, que les importa una mierda el pueblo, que sólo quieren el poder para su propia recompensa.
Vienen por la caja, es así.

1 comentario:

Daniel dijo...

Está muy claro...sobre todo lo referido a la "clase media" bruta, media ignorante. Te juro que a veces dan risa y otras veces bronca! Que vacer!Saludos