viernes, 29 de enero de 2016

Ni sectarios ni excluyentes

Corría 2002. 
Mientras Clarín lograba que el gobierno nacional le licuara la deuda en dólares con la pesificación asimétrica, e imponía la ley de quiebras y bienes culturales a cambio de "paz social", en la pantalla de Canal 13, el periodista Néstor Ibarra conducía "Recursos Humanos", un programa donde los participantes no ganaban un millón de dólares, un auto o un viaje al Caribe: el premio era un empleo. En eso consistía la felicidad de los participantes.
Era la Argentina del 25% de desempleo, que tenía al 54% de la población por debajo de la línea de la pobreza, luego de 26 años de neoliberalismo, matizado durante apenas dos años del gobierno de Raúl Alfonsín.
Paradojas, ninguno de los 200 trabajadores despedidos por Clarín ese año, participaron del programa.

Corre el 2016. 
Mientras Clarín logra que el gobierno nacional le permita comprar Nextell, le anula la ley de medios y le permite anular la desinversión, el gobierno, a paso firme sigue desfinanciando y vaciando al Estado Nacional. Ya suman más de 25.000 los despedidos. 
Eramos la Argentina del 7% de desocupación, que tuvo una clase media que alcanzaba al 15% de la población total en 2002, a una que en 2015 contuvo al 35%, lo cual significó un crecimiento de + 117% en diez años, durante los 12 años de gobierno kirchnerista.
Hoy somos la nueva realidad macrista. Esto no es herencia, esto es política de estado neoliberal, excluyente, macartista y sectario.


 "Un país no es una empresa, un país es una nación conformada por hombres y mujeres. El balance de una empresa se cierra de una manera, pérdida o ganancias; el balance de un país se cierra por cuántos argentinos están adentro y cuántos afuera" Cristina Fernández de Kirchner

2 comentarios:

profquesada dijo...

Muy bueno Moo, pronto será inocultable

Daniel dijo...

Excelente post.