miércoles, 16 de julio de 2014

El festejo teuton y la ignorancia de algunos

Para los que piensan que los argentinos somos el ombligo del mundo, comparto con ustedes un escrito de facebook de una amiga:

Los hinchas del fútbol alemanes tienen un "festejo" clásico que es que, al vencer a un equipo, caminan agachados y dicen "así camina *inserte nombre del perdedor*" y luego caminan derechos y dicen "así camina el *inserte nombre del vencedor*". 
 
Lo hacen SIEMPRE, no solo contra selecciones nacionales sino entre los equipos de la Bundesliga. Resulta que ahora se lo hicieron a la selección argentina y saltaron todos los moralistas hablando de "nazismo", cuando no tiene nada que ver con el nazismo, es simplemente insinuar que el perdedor se va cabizbajo y el ganador, erguido. 
 
Una pelotudez total, no tiene ni gracia, pero no es nazismo, dejemos de banalizar esa palabra. También en vez de alarmarnos tanto por esto podríamos empezar a pensar lo que pasa por casa, como el hecho de que haya habido gente quemando banderas de Holanda en la 9 de Julio tras el pase a la final, haber estado todo un mes cantándole a Brasil que nos diga qué se siente, diciéndole a Pelé que debutó con un pibe, agitando columnas de plástico diciendo "acá está la columna de Neymar" e insinuando que Brasil alienta por Alemania cual mujer golpeada que vuelve con su golpeador porque le gusta cómo se la coge ¿acaso todo esto no es de mal gusto e irrespetuoso? 
 
Y saliendo del mundial, a diario en nuestras canchas se escucha "son todos negros de Bolivia y Paraguay", se le tiran jabones a Atlanta o se burlan del suicidio de Mirko Saric, entre otras cosas. Fuera del fútbol, se escucha a diario que habría que tirar napalm en las villas o echar a todos los "perucas, bolitas y paraguas del país". Pero los alemanes cantan "así camina el gaucho" y ya son todos de la Gestapo. 
 
Increíble las cosas que hay que leer. Una cosa más: los diarios teutones y muchos comentarios en las redes sociales repudiaron el chiste y lo consideraron "algo irrespetuoso y una cosa digna de borrachos", mientras que acá muchos justifican estos comportamientos diciendo que son parte del "folklore", incluso desde los medios de comunicación que ahora se rasgan las vestiduras frente a este "chiste" alemán. Por favor basta de hipocresía.

Aca la prueba de los sotenido por Cecilia: festejo aleman del 2008. No somos el ombligo del mundo.

No hay comentarios: