jueves, 30 de mayo de 2013

Boca, Libertadores, el futuro. Lo que pienso


Introducción ncesaria

Uno es futbolero y comprende el folclore que lo rodea, tanto al triunfo como a la derrota, y está bien, es parte de una costumbre muy nuestra. Es raro, eso sí, que ante la eliminación de la Libertadores te venga a cargar, por citar sólo uno, un hincha de Chicago que acaba de descender de categoría, pero bueno, es así.

Ahora, asumidas las cargadas, hay algún futbolero que pueda desprenderse del hincha que es y analizar ciertamente lo que paso ayer en Rosario? Este escriba cree que sí tiene esa capacidad para hacerlo. 

Si, como sostienen algunos, este equipo de Boca -el que jugo los dos partidos con los rosarinos por la copa- es el peor de la historia, y Newells parece ser considerado el Barcelona de esta pampas, cómo es posible que en 180 minutos no pudo vencerlo. La memoria, que en el fútbol es efímera, nos recuerda las manifestaciones de Martino en el partido de ida: "Boca tuvo las mejores posibilidades, menejamos la pelota pero no creamos"; Y ayer decía lo siguiente: “Nos costó elaborar juego. Tuvimos comodidad hasta mitad de cancha, pero los espacios eran reducidos. Boca hizo un gran trabajo. Complicó mucho". 

De hecho, ayer las únicas jugadas ciertas con peligro de gol fueron las protagonizadas por Bandi a favor de Boca.

Cerrando esta primer parte: Newells no pudo ganarle a Boca Juniors en el juego colectivo. Seguimos.

Celular de Dios

No creo estar a la altura de los conocimientos técnicos de Carlos Bianchi, sin embargo, como cualquier argentino que se precie, voy a dar mi opinión. 

La formación de 4-4-1-1 planteada ayer, le dio 3/4 de cancha a Martino. Es cierto que ya cansaba ver como se pasaban la pelota los dos centrales y Mateo y vuelta al arquero para volver a empezar, para terminar obligando muchisimas veces al pelotazo de Heinze. A pesar de ello, no gravito con peligrosidad, pero tampoco Boca pudo hacer lo propio, excepto las dos genialidades de Román. 

Creo que Boca debió salir con su tradicional formación, esto es un 4-3-1-2. Si desde el arranque, junto a Blandi hubiera estado L. Acosta o el Burrito, Román hubiera estado más dedicado a la creación que a tapar la salida. 

Pienso que, si en esa función que le impuso ayer Bianchi, la que le demando un esfuerzo físico con el que estuvo a la altura, pudo crear los dos opciones de gol que tuvo el partido, en su posición tradicional y sin el atraso que le ocasionaba esa posición a Erviti y Sanchez Miño, Boca podría haber sido mas incisivo.

Modestamente, creo que Bianchi descanso el partido en la necesidad de Newells de salir a buscar el partido en detrimento de que Boca sea protagonista, y ésto, no fue una buena lectura para una definición de copa.

Así como ni lo tuvo antes ni lo tiene ahora, Bianchi al igual que cualquier mortal se puede equivocar y eso no le quita méritos a su carrera y menos al cariño que le tenemos los hinchas de Boca.

Limpieza

Ahora se viene la típica limpieza de fin de campeonato y de finalización de contratos. Boca se desmembrará y quedaran muchos pibes. Hay jugadores que nunca debieron haber venido a Boca, por caso Cellay, Silva, Albin, todos grandes jugadores en equipos menores. Lo de Caruso es para divan, no sólo cometió un montón de penales, sino que, en los corner ni salta ni sigue sus marcas y además, estoy cansado de verlo agarrase la cabeza cada vez que pifia sus cabezasos en los corners a favor.

Lo de Clemente de ayer, creo marca el fin de su etapa bosteril. Gracias por todo Pelado.

Nos queda el sabor de saber que los pibes, esos que se hicieron en la cantera, son bosteros desde la cuna y lo que no se puede con habilidad se dará con la entrega. 

Marín, Escalante, Magallan, Zárate, Erbes, Bravo, Colazo, Pol Fernandez, Sanchez Miño, Palacio, Blandi deben tener su posibilidad, ante que foráneas estrellas velezanas e hinchas de River.

Chiqui Perez merece una segunda oportunidad -como me hace acordar a Nicolau- al igual que Erviti y Lautaro Acosta.

Es una pena que se confirme la ida de Orión, denostado por los cuervos, el tipo demostró estar a la altura del buzo bostero, el arco de la bombonera que es enorme, le quedo chico.

Por último lo dejo a EL. Hará lo que mejor sea para Boca. No esta en discusión para nosotros, sólo los mediocres comentadores de fútbol lo juzgan. 

Alguien que nadie discute, como Zidane, en su último partido, le pidió su camiseta. Xavi ha hablado maravillas de él y hasta Ronaldo se declaró ser fanático de él. Tres personas que de fútbol entienden, como decimos los bosteros, "los demás son negras bolas"


No hay comentarios: