jueves, 28 de febrero de 2013

Cuando vi la foto

ni lo pense. No me corran con cuestión de genero ni ninguna boludes de esas. Dice RAE en su segunda acepción:

atorrante, ta.
2. m. y f. despect. Arg. y Ur. Persona desfachatada, desvergonzada.

Pero, como dice el amigo Eduardo Di Cola, además:

No comparto la utilización del agravio como herramienta del debate político. En ningún lado y circunstancia. En boca de nadie. Ni de oficialistas ni opositores. Menos en el seno del Congreso.

Además en lo político, si hay una bandera que el oficialismo no debe intentar arrebatarle a la oposición es la del insulto.

Que sean ellos quienes como síntoma de su impotencia sigan convirtiendo a nuestra presidenta en la más agraviada desde el advenimiento de la democracia.

Podría decir muchas cosas más. No quiero hacerlo para evitar generar dudas y se piense que trato de buscar alguna justificación.

La Diputada Alonso tiene derecho a sentirse ofendida.

Punto final. Otro tema.

En estos días nuestro país se defiende de los fondos buitre ante la Corte de Apelaciones de Nueva York. La demanda está caratulada “NML – Elliot Capital Management contra República Argentina”.

Paul Singer, titular del Fondo en cuestión es un pirata caracterizado como tal en Estados Unidos.

El diario New York Post del 10 de noviembre pasado titula:

“Bonistas mantenidos rehenes por pirata Singer” (texto original: “Hedgies heldhostageby pirate Singer”)

Tampoco quedan dudas que es un lobista y que en ese carácter efectúa aportes a los sectores afines a quienes recurre cuando de defender sus intereses se trata.

El diario Los Angeles Times del 3 de noviembre afirma:

“Donantes de Wall Street abrieron sus chequeras para Mitt Romney”. (texto original: “Wall Street donors opening their checkbooks for Mitt Romney”)

Continúa: “El recaudador de la campaña de Romney, fue explícito en señalar en Nueva York la importancia del aporte de banqueros y fondos de inversión. Entre las celebridades estaban … y el magnate de fondos de inversión Paul Singer, quien hizo el embargo sobre una nave Argentina (Fragata Libertad)”.

Hace unos días tomamos conocimiento que Singer es al mismo tiempo aportante de una fundación estrechamente vinculada a la Diputada Nacional Laura Alonso del PRO.

La vinculación es contundente y surge de la propia información de las organizaciones a las que la diputada pertenece.

Cuanto menos la sospecha queda planteada. La diputada y otros dirigentes del PRO cuando propusieron reunir fondos a través de un fideicomiso y satisfacer las exigencias planteada por Singer para rescatar la Fragata Libertad, ¿lo hicieron desde la política convencidos que era lo mejor para el país, o desde el propio interés económico defendiendo al aportante de su fundación?

El éxito internacional logrado demostró que la defensa de los intereses nacionales no requería de pago alguno.

De haberse actuado como el PRO lo propuso, el fondo buitre hubiera festejado y sus defensores argentinos lo habrían justificado. Al mismo tiempo la Diputada Alonso habría cumplido con el aportante de la fundación a la que pertenece.

Lo que se dice, devolución de favores.

Como afirmé recién, a la Diputada Alonso le asiste el derecho a sentirse ofendida.

En el conflicto que los argentinos tenemos con los buitres internacionales, tenemos el derecho de poner en claro los intereses que la diputada Alonso defiende.



1 comentario:

Nando Bonatto dijo...

http://poesiayramosgenerales.blogspot.com.ar/2013/02/imperdonable-agresion-del-diputado.html


no mezclen la hacienda caracho, no me insulte a la noble atorrancia