jueves, 10 de enero de 2013

Más del Subte A. Aclarandole al PRO


Dice uno que sabe

Pablo Martorelli (*) (Para CRÓNICA FERROVIARIA)

Lo sorpresivo fue el anuncio. Porque a poco de pensar brevemente, en realidad no debería sorprender que el gobierno de Mauricio Macri haya tomado la decisión de cerrar la Línea "A" del subte porteño para hacer algo que no explicó.


Porque en realidad no tiene explicación.

Pero primero vamos al contexto. ¿Cuál es el pensamiento del macrismo en materia de transporte?

Para explicarlo no apelaremos a suposiciones ni prejuicios. Solo nos referiremos a lo que dicen sus funcionarios, a lo que exponen públicamente y a lo hecho (o no hecho).

A fines de noviembre pasado recibimos una invitación de la Cámara de Comercio Argentino Española para participar en un desayuno donde se tratarían temas de transporte de la Ciudad de Buenos Aires. Interesante. El 5 de diciembre por la mañana llegué a las oficinas del 5º piso de Belgrano 863 (el mismo edificio donde funciona ALAF), donde un grupo de personas rodeaba un par de termos de café y unas canastas con medialunas. Muy pocas caras conocidas del ámbito del transporte público y menos del ferrocarril.

Media hora después somos invitados a pasar a un salón con pupitres del tipo universitario. En el frente, sentado ante un escritorio, un hombre alto, rubio, de cabello muy corto, se concentraba en su teléfono celular (o artefacto similar) con mensajes de texto o quien sabe qué. Fue presentado como Guillermo Dietrich, Secretario de Transporte del Goberno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ...

Detrás de el una pantalla proyectaba un Power Point con unas pocas transparencias que ilustrarían el tema anunciado.

El disertante, sin abandonar su celular (o simil), balbuceó unas cuantas palabras con escasa coherencia, mientras giraba su cabeza para mirar la pantalla. Con un estilo soporífero, evidentemente molesto o fastidioso por tener que hablar acerca de algo que no domina ni entiende, todo el escenario del transporte porteño se redujo al Metrobus de la avenida Juan B. Justo y a los proyectados en otros lugares de la ciudad, eligiendo como la gran estrella al que correría por el centro de la Avenida Nueve de Julio, ocupando 6 carriles de la avenida. Nada más sobre transporte.

La proyección que más me impresionó, por su contenido, fue la que mostró tres dibujos referenciando tres siglos.

Siglo XIX con un carro traccionado a sangre; Siglo XX con un vehículo que se asemejaba a un tranvía o coche eléctrico ferroviario y Siglo XXI con el perfil de un BRT o Metrobus, sobre el que expresó que es el futuro del transporte. Para este hombre, de apellido conocido en la venta de automóviles, el transporte ferroviario es cosa del pasado y la "modernidad" la da un ómnibus grande.

Su notable incapacidad para responder las preguntas del público, poco profundas por cierto, inhibió cualquier intento de avanzar en cuestionamientos que ya no tenían sentido.

Ya estaba todo claro, si es que hacía falta aclararlo. Quien tenga alguna duda puede leer el artículo "Acabando con el mito del BRT" publicado en la edición Nº 2 de la revista REDES DE INTEGRACIÓN, páginas 18 a 23, enero-febrero 2011 (http://issuu.com/revistaredes/docs), donde constan las relaciones del GCABA con lobbystas y consultores internacionales como Henry Peñalosa, ex alcalde de Bogotá con domicilio profesional en Nueva York, USA, declarado enemigo del transporte sobre rieles.

Por eso, no sorprende que otro de los consultores políticos extranjeros (el de imagen) haya "aconsejado" una medida impactante para aparecer como el refundador del subte en la ciudad, sin otro sentido ni motivo real.

Esto es lo que la sociedad porteña ha conseguido, abandonando la histórica continuidad en el avance de la red del subterráneo desde 1984, junto a la ciudad convertida desde 2008 en basural a cielo abierto, en la suciedad percudida en las calles del Microcentro, el abandono de la educación y la salud pública y muchas otras calamidades que sería largo de enumerar y se van del tema específico que nos ocupa.

Recuperar la ciudad es la consigna, para recuperar el subte también, entre muchas otras cosas.

(*): Presidente Revista REDES

No hay comentarios: