jueves, 18 de octubre de 2012

Algunos ya dejaron de creer

Negocios son negocios. En definitiva, de eso se trata. O se creen que lo que les importa es la "libertad expresión"; o que se "pretenden callar las voces"; o que quieren instalar "el pensamiento único"; toda es una saraza, un zafraslafra. 

Hay muchos que ya dejaron de creer en ese mito de que "si salió en Clarín, es cierto". Solo hay que chequear las estadísticas de venta del boletín informativo del Instituto Verificador de Circulaciones (IVC).

Enero/2010: Venta neta de 344.945 ejemplares de lunes a domingo.
Enero/2011: Venta neta de 297.994 ejemplares de lunes a domingo.
Julio/2012: Venta neta de 274.514 ejemplares de lunes a domingo.

Pero lo que más les debe preocupar es que también dejaron de creer en ellos aquellos que "la ponen"; aquellos que juegan en la timba financiera. Datos extraídos de Merval. La caída del valor de las acciones desde su pico máximo, visto tres años para atrás, logrado en enero del 2011 al presente es muy elocuente.




Cito a Eduardo Anguita:

Las crónicas periodísticas de fines de octubre de 2007 consignan que, con la colocación del 20% de su paquete accionario (las llamadas acciones clase B), Clarín conseguía 530 millones de dólares en las Bolsas de Buenos Aires y Londres. Muchos subrayaban la buena acogida entre los inversores, que pagaban casi 33 pesos por cada acción. Pero los títulos del grupo de Héctor Magnetto fueron cayendo sin parar: un año después, en noviembre de 2008, la acción de Clarín caía hasta un piso de 3,59 pesos. Es cierto que eran tiempos turbulentos para todas las Bolsas y que luego los títulos de Clarín treparon –enero de 2011– a casi 24 pesos para desinflarse luego y cotizar a un promedio de nueve pesos. Lanzado a este desafío contra las disposiciones del artículo 161, en el sentido de adecuar sus inversiones y desprenderse de licencias, el último viernes 11, la acción de Clarín cerró a un magro 6,25 pesos.Las crónicas periodísticas de fines de octubre de 2007 consignan que, con la colocación del 20% de su paquete accionario (las llamadas acciones clase B), Clarín conseguía 530 millones de dólares en las Bolsas de Buenos Aires y Londres. Muchos subrayaban la buena acogida entre los inversores, que pagaban casi 33 pesos por cada acción. Pero los títulos del grupo de Héctor Magnetto fueron cayendo sin parar: un año después, en noviembre de 2008, la acción de Clarín caía hasta un piso de 3,59 pesos. Es cierto que eran tiempos turbulentos para todas las Bolsas y que luego los títulos de Clarín treparon –enero de 2011– a casi 24 pesos para desinflarse luego y cotizar a un promedio de nueve pesos. Lanzado a este desafío contra las disposiciones del artículo 161, en el sentido de adecuar sus inversiones y desprenderse de licencias, el último viernes 11, la acción de Clarín cerró a un magro 6,25 pesos. (N.dR.: el 17 de octubre cerró a 6,60 pesos)

Cerrando, como reza el título, algunos, muchos, ya dejaron de creerle

1 comentario:

Norberto dijo...

Asi es Kumpa, lo había dicho yo en algunos de mis últimos comentarios, como así tambien que los picos hacia arriba aparecían junto con novedades judiciales que favorecían al Grupo Corneta, y desbarrancaban con cada desarme de sus operetas.
Nunca menos y abrazos