lunes, 11 de junio de 2012

Esta vez no dice nada

Ayer sucedió un hecho que, buscando para atrás, no se encuentran antecedentes. Sin caer en ninguna cargada fácil, lo que vengo a plantear es la falta de seriedad de algunos técnicos del fútbol argento. 
Más allá de la decisión sobre Pirez, según todos los diarios deportivos debió haberlo expulsado, ¿debió Maglio permitir que Leo Ponzio permaneciera en el campo de juego? Vamos por parte, cuando un jugador sangra, debe ser retirado hasta que pare esa emanación, y si se mancho su ropa, debe cambiarla. Lo normal, es que esa hemorragia pare y se acabo el problema.
Pero lo de ayer de Leo fue terrible, no solo se cambió por si, cuatro veces el short, sino que nunca se detuvo su fluxión hemorroidal y menos reparó en ella el colegiado.
Sin entrar en detalles médicos -el cronista supone que el médico del plantel estaba supervisando el problema- y menos en justificar la supuesta heroicidad de Ponzio para los hinchas riverplatenses, me parece que, tanto que se habla cuando perjudican, podrían salir a hablar ahora y decir que Maglio permitió que permanezca en la cancha un jugador clave para River Plate, cagándose en el reglamento, literal y gráficamente hablando. 
Puede que allá sido la primera vez de un caso de estas características, pero también es la primera vez que se permite a un jugador continuar en el campo con una constante perdida de sangre.  Los medios deportivos han sido generosos con la calificación sobre Maglio, sin embargo ninguno reparó en este error, sólo hacen  mención -como si fuera una nota de color- sobre la desgracia de Leo. Da para pensar el accionar del arbitro, sin que ello sea interpretado  como una ayuda a River Plate, sino como un grave error del colegiado. 
Ahora, opinando como hincha y bostero, hay que sacarse el sombrero ante Leo.
Vieron, a que antes de empezar a leer, pensaron que venía por otro lado el tema, bueno, se equivocaron.

No hay comentarios: