lunes, 21 de mayo de 2012

Los preguntones

La última conferencia de prensa que ofreció Cristina Fernández de Kirchner se produjo el 15 de agosto del año pasado, y la anterior fue en ocasión del nombramiento de Mercedes Marco del Pont, en febrero del mismo año.
En la última ocasión que convocó a Olivos a la prensa, el tema fue el resultado electoral. Se le hicieron cinco preguntas. 
Desde ese momento, la Presidenta prefirió los actos públicos y la cadena oficial para hacer conocer al público sus actos. En ningún lugar dice que es obligación dar conferencias de prensa, sí que se den a conocer los actos de gobierno. Puede que esta opción -no dar conferencia- no resulte simpática, es cierto, pero es tan cierto como que, a esa última conferencia de prensa, los periodistas presentes fueron sólo los acostumbrados movileros que suelen cubrir o  Casa de Gobierno o bien, cualquier cosa que suceda en la calle. 
A qué viene esto, a que cuando tuvieron la oportunidad, ninguno de los "pregunturros" se molestó en ir a cubrir esa conferencia, y pienso que, si mañana la Presidenta llamara a una conferencia, dudo que Ricardo Roa, Magdalena, Kirchsbaum, Leuco, Bravo, Morales Sola o el mismísimo Lanata se dispondrían a sentarse en un auditorio a esperar que les llegue su turno de preguntar. 
La verdad, usted se imagina la siguiente escena:


Canal TN. En estudio, Lorena Maciel. Imágenes de Quinta Presidencial.
- Lorena Maciel: Vamos a Olivos, conferencia de prensa, urgente, adelante Van Der Koy.


Más vale que esto no sucederá. Mandarían, una vez más, a los movileros y ellos permanecerían muy cómodos en sus poltronas, viendo por TV las imágenes. Porque en el fondo de sus almas, saben que no durarían un round frente a Cristina. Pero esto jamás lo aceptaran, algunos por soberbia, otros por creérsela y otros por misoginia. 


Y de última, que sea para todos. No los escuche quejarse por la conferencias de Macri, que no admiten preguntas; no los escuche preguntar por Blaquier, por el gas del Borda, por los cursos cerrados en las escuelas de la CABA, por los negocios inmobiliarios del gobierno de la Ciudad, por la cesión de espacios públicos en un hospital a una fundación privada, por las escuchas a funcionarios y ejecutivos dirigidas desde el propio estado municipal, por la irracionalidad de los agrogarcas y lo que pagan en concepto de impuesto inmobiliario, no los escuchamos jamás..., será por eso qué cada vez importa menos lo que ustedes quieren y creen, por qué no se lo preguntan a ustedes mismos.

2 comentarios:

PAME dijo...

ESTAMOS PERDIENDO LA BATALLA COMUNICACINAL, SANATA Y EL MONOPOLIO A TRAVES DEL AGRAVIO Y EL INSULTO A LA PRES IDENTA LOGRA RATING DE LOCOS !! ESTAMOS AL HORNO, SERA EL PRINCIPIO DEL FIN?? SI ES ASI, LA CULPA ES SOLO NUESTRA.

Anónimo dijo...

Según PAME, estamos perdiendo la batalla comunicacional.
Si bien es cierto que en materia de comunicaciones el gobierno actual es bastante menos que brillante, siempre insisto en que debe de ponerse en movimiento el EJERCICIO DE LA MEMORIA.
Hacer un rápido racconto de la última década, recordar dónde y cómo estaba Argentina y como está hoy. Si somos medianamente honestos, debemos reconocer que la exarcerbada y frenética actividad anti-K desarrollada por los medios oligopólicos y sus títeres políticos a través de todas sus bocas de expendio, resultaron absolutamente inútiles a la hora de definir el futuro político, económico y social de nuestro país en octubre del año pasado.
El ex-periodista y ex-vedette de marras, en su carta de despedida de Crítica hace unos 3 años, expresó entre otras cosas:

"... Es gracioso y patético verse corrido por izquierda por Clarín. El diario que convivió e hizo grandes negocios con los militares (Papel Prensa, junto a La Nación), gerenciado por la señora que se sospecha apropiadora de hijos de desaparecidos, que implementa el terror como política laboral (no tiene, por ejemplo, comisión interna)".
"El diario que montó ilegalmente Radio Mitre, que obtuvo Canal 13 del menemismo y logró la fusión monopólica del cable con Kirchner nos acusa de falta de independencia. Clarín no soporta que no le tengan miedo. Me hubiera gustado, al menos, dar esta pelea con Roberto Noble, su creador, y no con su lobbista Héctor Magnetto y el genuflexo señor Kirschbaum, cada día más encorvado por decir que sí. Nada de lo que digan sobre nosotros cambiará la imagen que ustedes tienen al mirarse al espejo".

Ahora se pone al frente de ese rejunte de necios famosos en la casa a cuyos dueños desenmascaró.

Si somos tan estúpidos como para comernos esa basura, entonces el problema no está en ellos sino en NOSOTROS.

Saludos
Tilo, 71 años