miércoles, 21 de marzo de 2012

Síndrome

Publico esta nota de Telam, porque me consta que mucha "gente", ni ahí se hace cargo, excepto, eso sí, que sean premiados con un hijo distinto, Ahí, les cae la ficha y cambian. El punto es que deje de existir "que la gente cambie"; el punto es, que todos somos iguales.

Gastón Gómez para Telam
La finalidad de la Estimulación Temprana (ET) consiste en que el niño con Síndrome de Down genere su propia personalidad, su ubicación en la familia y luego en la sociedad.
“La estimulación o intervención temprana es una tarea organizada por parte de un equipo de profesionales, que tienen como objetivo primordial afianzar el vínculo entre padres e hijo y desde ahí ayudar a guiar y estimular todas las habilidades que tiene el niño: motrices, sensoriales y psicofísicas, favoreciendo su correcto desarrollo madurativo a fin de lograr su integración familiar, escolar y social”, explicó a Télam la médica pediatra Alejandra Destito Soljan (MN 82380).

En ese sentido, la profesional indicó que “desde un primer momento, los neonatólogos y pediatras, tenemos que fomentar dicho vínculo; siendo responsables de un manejo adecuado de la información y dando los tiempos suficientes para el reordenamiento familiar, en beneficio en la calidad de vida del niño y su familia”.

La profesional formuló estos conceptos en coincidencia con la conmemoración del Día Mundial del Síndrome de Down, que fue aprobado por las Naciones Unidas el 19 de diciembre de 2011, cuando se invitó a todos los Estados Miembros, organizaciones y a la sociedad a que observen debidamente esta fecha con miras a aumentar la conciencia pública.

El síndrome se descubrió por el trabajo de John Langdon Down, quien describió por vez primera esta condición en 1866.

En 1959 se descubrió la anormalidad cromosómica asociada a este síndrome cuando Jerome Lejuene encontró que niños con el Síndrome de Down poseían material genético adicional en sus células, usualmente un cromosoma extra. Se calcula que uno de cada 733 bebés nacen con este síndrome.

Todas las personas tienen 46 cromosomas en cada una de sus células: 23 provienen de la madre y 23 del padre. En el caso de los bebés con Síndrome de Down hay un cromosoma más, el óvulo o en el espermatozoide.

La pediatra explicó que “luego de la etapa neonatal, entre los 30 y 40 días de vida, está indicado que el niño comience con el equipo interdisciplinario, el cual ira manejando la estimulación dependiendo de las necesidades del niño en cada etapa madurativa; comenzando generalmente por el estímulo de las habilidades motrices; dado el bajo tono muscular que presentan los niños, pero reforzando en todo momento el aspecto vincular padres e hijo”.

Asimismo, la doctora Destito Soljan explicó que “los pacientes con down pueden presentar con más frecuencia, tanto en el nacimiento, como en otros periodos de su vida distintas patologías; que el pediatra oportunamente -y en lo posible en forma anticipatoria- chequeara en el seguimiento del niño”.

“De presentar alguna de dichas enfermedades, el médico observara el estado general, el tipo de enfermedad, y si la misma está controlada, para recomendar seguir o no con la estimulación, evaluando cada caso en particular, y si se suspendiera en forma momentánea dicha actividad, cuando sería apropiado retomarla”, agregó.

Para la médica, que destacó que en la actualidad los avances científicos son muchos y la información al respecto también, es “el pediatra él que debe asumir el rol de coordinador del seguimiento del niño con síndrome”.

“Para ello es necesario prepararse, no sólo actualizando los conocimientos científicos, sino también ofreciendo contención ante la situación nueva que le toca vivir a la familia”, señaló Destito Soljan.

Por último, la médica explicó que “el niño con down puede y debe ser controlado por el pediatra de cabecera”, y que es algo que se propone desde hace un tiempo por parte de las sociedades científicas.

Según se explica desde la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (Asdra), “las técnicas para desarrollar una estimulación adecuada pueden ser variadas, pero deben responder a un plan o programa, previamente organizado. Pero más allá de los métodos, es la actitud lo más importante”.

“Todas las funciones del cuerpo humano están controladas por el cerebro y es una realidad que los científicos de hoy lo dejaron de ver como algo estático e inamovible, muchos conceptos de estudiosos del tema en las distintas universidades del mundo sostienen que el cerebro crece por su uso”.

También se explica que “las áreas a estimular en un niño están íntimamente relacionadas entre sí. Es un hecho que un niño con buen desarrollo motriz podrá moverse más y encontrar en nuevas experiencias, un mayor aporte de datos para su intelecto, de la misma forma que al acceder a un mayor conocimiento intelectual se volverá más movedizo y curioso”.

La estimulación temprana se brinda en forma gratuita en hospitales y algunos centros educacionales, y la mayoría de las obras sociales cuentan con convenios con numerosos centros de rehabilitación.

No hay comentarios: