martes, 13 de marzo de 2012

Lo No Dicho. Espacios de articulación de la ideología en el Macrismo

Por Diego Burd autor de "Poemas Urbanos y Otras Cosas"

El entramado ideológico del macrismo tiene que ser visto desde la política de acción de gobierno, que su enunciación discursiva, que se basa sobre niveles básicos y rondando mas el llanto de un niño malcriado, que el sentido común, excepto que tomemos las voces detrás, que se articulan como los intelectuales orgánicos desde las columnas del diario La Nación y Clarín, podemos decir que la ideología del macrismo se mueve en el espacio de lo “no dicho”.

El conjunto político que hoy se encolumna detrás del proyecto político del actual mandatario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se convierte en conjunto heterogéneo de tradiciones de derechas, desde grupos conservadores hasta pensadores neoliberales, unificados en una serie de puntos en común: el anti-kirchnerismo, una recuperación de la relación de subordinación de lo político a la lógica del mercado, una visión de una sociedad in-movilizada, aunque el principal punto de unificación es su posición frente al kirchnerismo, ya que si empezamos a hilar mas fino, encontraremos diferencias respecto al rol de estado, la posición frente a los países latinoamericanos, esto nos lleva pensar la complejidad estructurante de la derecha argentina, aunque vemos que este marco opositor esta hegemonizado por el Macrismo, que actúa también como norte de varios aliados potenciales en los marcos provinciales.

Como expresión el macrismo se configura como espacio de reformulación de ciertas prácticas que se dieron en los años ’90 en ciertos ámbitos provinciales en el marco de re-estructuración del Estado Neoliberal, el cambio de la idea del paradigma de la presencia de lo Estatal, ha generado ciertas modificaciones en su repensar el pensamiento neoliberal, ya el mecanismo no se articula en una privatización, sino en un proceso de transferencias de los fondos públicos hacia el sector privado, por ejemplo, durante los ’90, el sistema de salud en varias provincias siguió estando en manos estatales, ahora bien, al desfinanciarlos, genero un espacio de construcción de un espacio de salud privada, cuyos beneficios eran principalmente por las derivaciones por parte de personas provenientes de los hospitales públicos, obteniendo altas tasas de ganancias a través de los pagos de las Obras Sociales, desfinanciando a las obras publicas, y desarticulando el sistema publico de la salud.

En el macrismo esto lo podemos observar, en como envía los recursos hacia la educación privada, la destrucción de la salud publica, su accionar respecto al sistema de transporte, surge de una concepción de un estado que no debe entrometerse en la lógica de la “mano visible” del mercado, que actuaría, dentro del nuevo paradigma de la derecha, como un competidor hacia dentro, otros empresarios, aunque la lógica de concentración lo desmintiera y hacia fuera con el Estado, pensándose a este ultimo como una empresa mas. Además, como ejemplo del ultimo conflicto con quienes son habitantes de la villa 31, el macrismo apuesta a una lógica de mantenimiento de una sociedad in-móvil en lo social, el no cumplir con el acuerdo del envió de dos micros para transportar a los chicos a la escuela, plantea una serie de lecturas sobre la negación de acceso a bienes sociales centrales de la idea de democracia liberal, inclusive, mas si la pensamos desde el paradigma de la democracia social, la igualdad al acceso a la educación publica, con fines de generar marcos de mayor igualdad social entre los miembros de una sociedad, desfinanciar el complejo publico, es la negación del acceso de espacios de igualdad social ascendente a los sectores mas humildes de nuestra nación.

Esto se transforma en un proceso diferenciador con las políticas macros de la gestión Kirchnerista, la política del macrismo, también es de no-neutralidad frente al conflicto social, se posiciona como un marco de un orden conservador de la sociedad, excluyente, articulada en una nueva redefinición de un modelo agro-exportador sojero. Mientras se construyen los marcos de alianzas a nivel provincial, para construir un entramado complejo de sectores que apuesten a una vuelta atrás, en la ciudad de Buenos Aires, se produce la experiencia ideológica y de gestión de una derecha, preparándose a intentar convertirse en baluarte de los intereses de la derecha argentina.

No hay comentarios: