jueves, 1 de diciembre de 2011

Cuando Joaco calla, el Perro ladra.

Leemos: Dos columnistas políticos se refirieron el pasado domingo a las palabras de la presidenta Cristina Fernández, quien había reprochado –sin decir los nombres- a “dos empresarios” que supuestamente compraron dólares luego de recibir por parte del Estado un crédito con tasa subsidiada.
Joaquín Morales Solá señaló, en La Nación, que “nadie conoce, por ejemplo, quiénes son los dos empresarios que aprovecharon un crédito del Bicentenario, con tasas subsidiadas, para comprar dólares. Cristina los denunció sin dar nombres. Fue una maniobra financiera moralmente reprochable. Pero ¿esos dos créditos explicarían la salida de más de 20.000 millones de dólares del sistema financiero en lo que va del año?”.
La afirmación de Morales Solá sobre que “nadie conoce” a esos empresarios se tornó falsa ese mismo día.
Desde Página/12, Horacio Verbitsky afirmó: “En la Conferencia de la UIA, Cristina fue más específica, al mencionar el caso de ‘algunas empresas grandes’ que ‘habían comprado igual cantidad de dólares o más de la que nosotros les habíamos prestado en pesos a tasa negativa’”.
Y aseguró que “entre quienes escuchaban con el rabo entre las patas estaba el vicepresidente de la UIA y director de Ledesma, Federico Nicholson, a quien Mendiguren impulsa como ministro de Industria. El presidente de Ledesma, Carlos Pedro Blaquier, varios de sus hijos amantes de los yates de lujo y el propio Nicholson compraron once millones de dólares durante la corrida cambiaria que el gobierno sofocó la semana pasada. Habían recibido un crédito del Bicentenario por nueve millones de dólares, como parte de la inversión en un criadero de chanchos del viejo Blaquier, por un total de 140 millones de pesos”.

No hay comentarios: