martes, 20 de septiembre de 2011

Mientras algunos pelotudean

pasan estas cosas en nuestra Patria:


En el cartel verde dice: "Aquí comienza el acceso público a Lago Escondido".

Leemos a Laura Villafañe quien nos cuenta:

Gringolandia 
  • La familia Benetton es dueña de casi un millón de hectáreas en Santa Cruz, Río Negro, Chubut, y Neuquén. 
  • Douglas Tompkins posee unas 350.000 hectáreas en distintas jurisdicciones. Aparece como el mayor propietario de tierras en los Esteros del Iberá, Corrientes. La zona es considerada clave por su biodiversidad y por albergar una de las principales reservas de agua del planeta: el acuífero Guaraní.
  • Ward Lay, dueño de Pepsico, controla 80.000 hectáreas en Neuquén.
  • Entre Ríos tiene unas 800.000 hectáreas en manos de inversores de Estados Unidos, Holanda, España y Hungría.
  • En Mendoza, unas 500.000 hectáreas están en manos de franceses, chilenos, italianos, holandeses, españoles, ingleses, estadounidenses y hasta malayos.
  • Joe Lewis, en Río Negro, tiene bajo su órbita unas 18.000 hectáreas y el control de todos los accesos que conducen al lago Escondido.
  • En Misiones, la firma chilena Alto Paraná, tiene bajo su órbita 172.000 hectáreas, cerca del seis por ciento del territorio total de la Provincia.
  • En Formosa y Chaco, empresas australianas tienen bajo su poder un total de 1,4 millones de hectáreas.
  • En Salta, el grupo empresario AIG es poseedora del siete por ciento de la superficie de la provincia, unas 1,5 millones de hectáreas.
  • En Catamarca, GCN Combustibles apunta al dominio del oro y uranio. Para ello, controla, desde hace varios años, unas 700.000 hectáreas en Fiambalá.

Cifras espeluznantes
 

30.000.000 de hectáreas son controladas por magnates y empresas externas. Reservas de agua, glaciares, paraísos naturales, campos fértiles y minerales estratégicos permanecen en manos foráneas.

13.000.000 de hectáreas, hoy, se ofrecen a la venta; la mayoría de ellas, ubicada en la Patagonia.


El proyecto de ley denominado “Protección al dominio nacional sobre la propiedad, posesión o tenencia de las tierras rurales”, más conocido como Ley de Tierras, fue presentado por el Poder Ejecutivo el 27 de abril, luego de que la Presidenta pidiera su tratamiento en su discurso ante la Asamblea Legislativa en la inauguración del período de sesiones ordinarias.

El objetivo de la ley es regular, respecto de los extranjeros, los límites a la titularidad de tierras rurales, independientemente del destino que tengan. A instancias del Ejecutivo, el tratamiento volvió a tomar impulso en las últimas semanas, pero, desde la oposición, las dilaciones estuvieron a la orden del día. Por ejemplo, se negaban a asistir al plenario de comisiones convocado por el Frente para la Victoria para debatir el proyecto. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, instó a la oposición a debatir el proyecto de ley y desafió a los legisladores que se niegan a tratar esta iniciativa a que “le expliquen a la sociedad por qué no quieren hacerlo”.

Quienes se oponen aducen que se desconoce el rol de las provincias, ya que la Constitución Nacional establece que “corresponde a las Provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”.

Además, muchos legisladores se amparan en que este tema merece un debate más profundo y que no se debe aprobar a las apuradas. Muchas de esas voces provienen, justamente, de los denominados “agrodiputados”, quienes suelen velar por los intereses de sus “representados” que, en este caso, se vinculan con los propietarios de grandes extensiones de tierras fértiles, dueños que no tienen cara ni nombre, sino que son multinacionales de capitales extranjeros.

Así, aunque ya pueda ser tarde en algunas provincias, una ley que regule la creciente extranjerización de las tierras no solo es necesaria, sino urgente.

"Merece un debate profundo y no debe aprobarse a las apuradas", dicen, sin embargo, bien apuraditos estuvieron en citar a dar testimonio al Palacio Legislativo a un ex convicto, condenado por parricida y ahora imputado, entre otros delitos, por estafa. 

Y bueno, así les va no? El tema es que, creo, no debe quedar ahí, sino seguir poniéndo en evidencia como actuan esta runfla de rufianes, devenidos en legisladores nacionales, por qué, la verdad, a esta altura, ya no se que es primero: si que fueran diputados o que sean una manga de farabutes.

4 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

se quedo corto con los adjetivos, compañero, esos farabutes diputados que no quieren la ley de tierras son despreciables cipayos y un monton de otras repugnantes cualidades...

Barilochense dijo...

La POSTA en información sobre entrega de tierras en la zona cordillerana entre San Martin de Los Andes y Esquel la tiene el MENSAJERO DIGITAL de Bariloche.

profquesada dijo...

Excelente post. Adhiero totalmente a lo dicho por Daniel Mancuso. Todo lo que se pueda decir de esta oposición blandengue y oportunista es poco y lo peor es que no se ve en el horizonte una como la gente que la reemplace. El peronismo, como los buenos boxeadores, cuando tiene una oposición más fuerte se pone más vigoroso y atento.

Pibe Peronista dijo...

hay que empezar a expropiar, PERONISMO sin anestesia!