miércoles, 24 de agosto de 2011

En el día de Borges y el día de "él"

Dice MP:

Siempre lo creí un preciosista vanidoso, que había oscurecido su propia prosa para alejarla de la comprensión del hombre del común, un tipo de lector casual que no le interesaba; hasta que comprendí que uno no elige la propia voz (no del todo al menos) sino que se encuentra con ella. Que el hecho creativo puede provocar la ilusión de esa elección, pero que en esa voz residen un fárrago de factores hereditarios, culturales y hasta casuales que nadie domina jamás del todo. Es decir, sólo cuando encontré mi propia voz, entendí la voz de Borges. Nunca antes. Alguna vez Homero Manzi dijo que había renunciado a ser un hombre de letras para hacer letras para los hombres. Y esa redención siempre me pareció admirable. Esa revelación de la tarea ideal del escritor como testigo de su tiempo social y político me pareció un ejemplo. Borges eligió otra cosa, acaso lo contrario.
El resaltado es de quien escribe, el que además, al no poseer la capacidad narrativa del autor del texto citado, recurre al copiado, al sólo efecto de justificar su propia entrada. Así las cosas, a partir del resaltado y como estoy leyendo un libro sobre Rodolfo Walsh, se me ocurrió citar un pensamiento de Rodolfo adaptándolo a la actualidad. Creo, que Walsh hubiera estado de acuerdo con el siguiente concepto:
"En tanto Clarín escriba para la burguesía, los blogs escribirán para el pueblo"
Sin ningún ánimo de comparación de letristas, creo que Walsh como Homero -y otros tantos- eligieron que su escritura tuviera un compromiso social, lo que, como bien dice MP, no quiere decir que Borges no fuera un gran literato. También como Mario fui vencido, sobre todo cuando leí Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. Pero en el fragor de una batalla desigual por combatirlo -por mi propia pequeñez- creí tener un pequeño triunfo cuando "él", tuvo la genial idea de utilizar su apellido para uno de los más grandes gags de humor que haya habido. Que pequeño lo mío.







1 comentario:

Pibe Peronista dijo...

qué grande EL Negro, y el Gordo era un partenaire IDEAL.

abrazo Marce