jueves, 30 de junio de 2011

Conurbanos, con la claridad de siempre

Después de dos gobiernos kirchneristas y de completado todo este proceso de recuperación de las estructuras partidarias y sindicales del peronismo, esta era una oportunidad casi única para comprobar hacia cuál de los dos lugares se inclinaba la balanza… Pero se nos murió Néstor, y a partir de ese momento se abrió un nuevo proceso político en el cual no se consolidó ninguno de los dos sectores del peronismo que mencionábamos anteriormente, sino que llegó la irrupción definitiva de otro actor político que ya venía pidiendo pista desde hacía un par de años: la Juventud.

En efecto, la muerte de Néstor produjo un fenómeno que solo aquellos que formábamos parte de él podíamos saber que de un momento a otro sucedería. Lo que generó la ausencia física del conductor político del kirchnerismo fue acelerar los tiempos, pero quienes desde hace un tiempo veníamos trabajando, desde diferentes ámbitos, en la consolidación de un nuevo sujeto político que se constituyera en superador de las anteriores experiencias de la juventudes políticas en la Argentina, sabíamos que el fenómeno estaba latente.

Recurrimos una vez más al copie y pegue, ya que cuando alguien escribe lo que uno piensa, vale entonces volver a publicarlo. Esto es lo que me paso hoy al leer la columna de Fabian en la edición de Revista Zoom del compañero Benitez. La columna completa, acá

2 comentarios:

El Conurbano dijo...

gracias Marce!

abrazo grande

omar alberto dijo...

Es la Juventud un sector dable y deseable de ser separado de las estructuras políticas y sindicales? ¿Qué es en esto Facundo Moyano? ¿Un joven? ¿un sindicalista? Me parece que as cosas no son tan sencillas de repartirlas asi en tres, casi sin más.