viernes, 29 de octubre de 2010

De un conducido a su conductor

Apenas a cinco minutos de cumplirse cuarenta y ocho horas de tu fallecimiento, circunstancia que me es avisada por teléfono por mi hermana Florencia, quebrada en llantos, descerrajandome  un grito demoledor "se murió Néstor"; aún no puedo salir del estupor que me causó ese grito y ya pasaron 48 horas.

Me invadió una congoja muy similar a la que sentí cuando se fue papá. 

Estabamos laburando, por el censo, y pegué el grito en la oficina, repeti la frase de Flor: "se murió Néstor". El barullo le dió lugar, primero al "queeeé?" de incredulidad e inmediatamente al silencio casi sepulcral.

Quedamos así, inmóviles. Me miraba con Sergio y no lo podíamos creer.

Que hacer?, cómo seguir?, por qué?, justo ahora! preguntas y frases sin respuesta

El Conu hizo un relato con una introducción, recordando a su viejo y creo, que a muchos de nosotros, los un poco más mayores, nos pasó lo mismo: recordamos al viejo.

Es que, ésta cosa peronista tan intrínsica en nuestras tripas de "papá".

Eso es una de las primeras cosas que te entra desde el peronismo: un conductor, y que es si no papá, el de cada uno de nosotros, que un conductor de nuestra vida, el primer conductor.

Cuando tenía diez años y fallecio el Gral., yo ya era peronista -si claro, no me van a ceer, pero esa es otra historia que ahora no viene a cuento- y en ese momento, quizás por lo prematuro de mi edad, no lloré. Pero ese día, perdimos a nuestro "conductor", perdí al "conductor político" que me habían inculcado mi viejo y mi abuelo.

A mis otros conductores, los de la vida, mi abuelo y mi viejo, ya los perdí, y ahora, pierdo  al Flaco, pierdo otra vez, vuelvo a perder un conductor. La puta que lo parió!

Como le debe estar pasando a muchos de mis compañeros, hablo de Mario, de Walter , de Diego, del  Pampa, de la Flaca, de Vivi, de todos, un sentimiento de orfandad impresionante es lo que siento ahora. El dolor es profundo, cala hasta los huesos. 

El abrazo de Patricia, mi compañera, tratando de contener mi dolor el mismo miércoles al mediodía, antes de que saliera para la Plaza, para "nuestra plaza", acompañandome y sintiendo ella también el mismo dolor.


La tristeza de la calle Piedras al 600, la desolación de la gente caminando por la plaza como zombis, el abrazo inconmensurable con el Pampa, Vivi dando vueltas por la Plaza hasta encontrarnos, Gal con toda su familia, Mateysopaipillas cruzandome en una brazo, Fabian que pasa por delante mío y no me ve hasta que le grito, el Inge, nervioso, todos, todos nos cruzamos en la Plaza.


Hace cincuenta minutos que estoy escribiendo este relato inconexo, es una de las maneras que normalmente encuentro para desahogarme, escribir.


Perdí en mis 46 años cuatro conductores, cuatro padres, cuatro guías. Hace unos días, cuando perdimos a la mamá de Walter nos decíamos: que año de mierda, tres idas en tres meses, se fue Marcelo, el papá de Diego y la mamá de Walter, y nos preguntabamos, el mes que viene quién? No paso un mes y se fue el Flaco, la puta que lo parió!


El peronista, yo, necesito ser conducido. Hoy, se levanta un nuevo conductor. Cristina será ahora quien me conduzca, quien nos conduzca. Y ahí estaremos nuevamente para acompañar.


Esta mujer, valiente, aguerrida, linda, con más pelotas que cualquiera de los políticos con los que quieras compararla, conducirá este nuevo proceso que se inicia a partir de hoy mismo. 

Esta mina llevará la bandera a la Victoria, no tengo dudas. El pueblo todo, entendió de que se trata, en estos dos días pareciera, quiero creer, dio muestras de ello.


Dejo para el final, una frase que escuche esta mañana de un oyente radial opinando sobre la carroña y rapiña gorila y golpista, no retuve su nombre, un anónimo, un anónimo popular que será refrán:


"Nosotros tenemos muertos queridos,
ellos tienen cadaveres políticos"


Flaco, te vamos a extrañar, pero no nos vamos a quedar en eso, desde donde estés, quedate tranquilo, tus brazos se convirtieron en millones de brazos que abrazaran a la mujer que amaste, para de alguna manera, tratar de suplantar tu ausencia. Chau. 
Viva Perón, Viva Evita, Viva Néstor!

6 comentarios:

a K d dijo...

marcelo... emocionado, gracias por compartirlo... un abrazo fuerte compañero!!! ahora mas que nunca NI UN PASO ATRAS.. FUERZA CRISTINA!! VIVA NESTOR!

El Conurbano dijo...

Un abrazo grande Marce. Gracias por estas palabras, y que linda esa foto (ya la había visto un montón de veces, pero nunca te lo había dicho).

Seguimos.

Pibe Peronista dijo...

Un abrazo Marcelo. Sabés que estamos juntos en esta y en todas las que vengan.

FLORENCIA dijo...

Hace tres días que no puedo parar de llorar, es la primera vez que me invade la trsiteza frente a la muerte de un politico, me siento desolada, con interrogantes, con miedos, pero como te dije ayer despues de haber estado en la plaza, despues de ver la cantidad de gente q piensa como yo como vos, dandome cuenta q somos muchos los q apoyamos este modelo, viendo la cantidad de gente q lo despidio a EL y q la abraza a ELLA, a ELLA,a esa mujer q sé q no la vamos a dejar sola, mi miedo mermó.
Una vez mas me emociona lo q escribiste, GRACIAS, GRACIAS a VOS, porque mis ideologías y mis convicciones, mi formación politica, tiene q ver por el haber crecido al lado tuyo, por ser tu hermana, por crecer viendote militar y defendiendo esta causa. Orgullosa de ser tu hermana, orgullosa de ser PERONISTA, orgullosa de defender este modelo, no puedo mas q decirte GRACIAS. Te quiero.

MOO dijo...

Fuerza Flora!! Hay que seguir. Gracias

ElOtroCampo dijo...

muy emocionante el relato! yo tambien siento esta ausencia, igual que la de mi viejo. Por eso eran conductores.abrazo grande.
No nos han vencido. Que no lo intenten.he jurado mi mas firme lealtad a Nestor y a su compñaera, Cristina Coraje, nuestra conductora.Que no se atrevan.
Porque dejaremos la sangre en su defensa.
Abrazo enorme