martes, 15 de junio de 2010

Contra el Estado

Para mi, la cuestión es ideológica. Es la nueva manera que encontraron para ir contra el Estado. Esta vez no se trata de tercerizar alguna dependencia con ganacias pingues para algún amigo, sino de involucrar a un par de alcahuetes -que siempre los hay- para cubrir la falencia administrativa que tiene esta gestión de gobierno. El Estado debe hacerse cargo de sus obligaciones y no puede recaer en el vecino su inacción. El pueblo, el vecino o el contribuyente, como prefieran llamarlo, ya cuenta con los resortes necesarios para ejercer el control de los actos de los gobiernos de turno, lo que no debe es suplir su lugar.
Pero bueno, es lo que hay. Así está la ciudad de Buenos Aires, aunque se empeñen en no mostrarla. 
Los argentinos ya aprendimos lo que sucede cuando el Estado se ausenta, por eso digo que la cuestión es ideológica. Para quienes gobiernan la ciudad, el estado sólo sirve para algún que otro negocio. Además de esta locura, hoy nos volvemos a sorprender con un nuevo escándalo: otra fiesta privada en un espacio público y entre tanto, seguimos sin saber a ciencia cierta -porque los grandes periodistas lo omiten- en que situación se encuentra el Planetario Galileo Galilei.

No hay comentarios: