jueves, 22 de octubre de 2009

“No se lograron los dos tercios, pasamos a otro tema”

Con mucho respeto y emulando a un compañero bloguero, podriamos decir: "Malditos Títulos". Leamos -como ya es costumbre- un titular que reza:

"Cobos admitió que por presión del Gobierno avaló errores en la Ley de Medios"

Pero resulta que al leer la totalidad de la nota, no encontramos en ningún lugar esa expresión y/o declaración de Cobos. Lo que si dice el Vicepresidente es que
“El jefe de Gabinete vino acá a las tres de la mañana. Habló conmigo y me dijo que la Presidenta, que como ustedes saben tengo mis diferencias (con ella), pero no por eso no voy a tener un gesto, iba a esperar que yo remitiera la ley... que como salió con el texto original, tuve ese gesto, nada más”. Una pequeña aclaración, dice él, "tres de la mañana". La sesión, cerró casi a las seis de la mañana.

Queda poco tiempo, ayer se promulgaron un par de decretos presidenciales y si todo sale bien, la cosa mas temprano que tarde, se emprolijará.

De todas meneras, resulta atinado leer completamente la intervención del vicepresidente, quien ante la pregunta del Senador Gioja, si
junto con la ley, envió también la fe de erratas. Titubeándo respondió: “Bueno, (la fe de erratas) iba con las correcciones del caso”, debió conceder el vicepresidente.

Por último, vale aclarar que
la oposición necesitaba de los dos tercios de la Cámara para imponer su iniciativa, pero sin los senadores del oficialismo le resultó imposible conseguir ese número. “No se lograron los dos tercios, pasamos a otro tema”, cerró el debate el vicepresidente Cobos.

No más palabras, la aclaración esta hecha.








1 comentario:

De vierde man dijo...

A Cobos nunca lo voy a perdonar, aunque a el, seguro, no le va a importar.
Los medios es otro tema, porque dolorosamente, tendremos que seguir conviviendo con estos mentirosos, tergiversadores.
Cobos traicionó un principio. Los medios traicionan todos los principios constitucionales e intentan vulnerar el propio "sentido comun" de la gente. Tomarnos por idiotas.
Un abrazo.