sábado, 29 de agosto de 2009

Un olvido imperdonable


La vorágine en la que estamos inmersos, hizo que cometiera un olvido imperdonable.
El pasado 27 de agosto -a partir de ahora el "Día en que le metieron un palo en el orto a Clarinete"- se cumplió un nuevo aniversario del fallecimiento del, para mí, más grande: ya hace quince años que nos dejó "El Polaco".

Recurro a Antonio Carrizo, quien le hiciera un formidable reportaje en Radio Rivadavia, audio que acompaña esta entrada, para describir al Polaco:

"El Polaco es el más grande de todos; entendió al tango como nadie -explica Carrizo-. Si el tango tiene lágrimas, Goyeneche retuerce el pañuelo y le saca una más, sin necesidad de ser lacrimógeno. Además, era un inocente."

Un recuerdo imborrable. Te extraño, Polaco!






Este último es para vos Chino, quién puede igualar esto?, nadie. Te conmino a subir el cuadro del Polaco!




2 comentarios:

Casta Diva dijo...

Recuerdo la primera y última vez que vi cantar al Polaco. Fue en el Teatro Auditorium de Mar del Plata. Me encantó lo que dijo con respecto a su repertorio: "Jamás voy a cantar esos tangos que hablan mal de la mujer, que la denigran". Un grande el Polaco.

el ojo con dientes dijo...

¿En serio se les pasó? Realmente deben estar muuuuuy preocupados estos muchachos. Si hasta en nuestro pasquín nos hicimos un tiempito para homenajear al querido Polaco. ¿Qué te pasha Clarín?