martes, 3 de abril de 2012

Macri, Carburando, distinta vara

El Gobierno Nacional instrumento Automovilismo Para Todos, para ello, contó con la ruptura contractual de la ACTC con la Empresa Carburando. De esta manera, la categoría conducida por Oscar Aventin, la más importante del automovilismo argentino ("el tc") tomó un nuevo camino, en el que será acompañada por su telonera el TC Pista, y por el TC Mouras y el Turismo Nacional.

Así las cosas, la Empresa Carburando que no pretende perder un centímetro en la pelea, recurrió a uno de sus aliados y consiguió que la categoría Super TC 2000 irrumpiera en las calles de Buenos Aires.

El fan del automovilismo queda fuera de éste análisis porque, más vele que si le ofrecen un espectáculo de esa categoría y gratis, concurrirá gratamente y de a miles como lo hicieron éste domingo, pero, nada es casual, por eso, lo que les traigo son las sensaciones como espectador televisivo del evento.

Ya desde el sábado, durante las primeras horas de la tarde, las tres señales del grupo monopólico (TN, TyC y canal 13) se empeñaron en dar cobertura al acontecimiento; el domingo se repitió la escena, con un agregado: el denodado afán de todos los conductores, tanto de una como de las otras señales, para remarcar y sobrevalorar el acontecimiento de marras. Es que, Carburando, una de las empresas del grupo Clarín se quedó sólo con la transmisión de esta categoría. Recordemos que antes, ya había perdido el Top Race que cerró filas con América.

La ciudad de Buenos Aires, todos sabemos, cuenta con el autodromo de Lugano para el espectáculo automovilístico; autodromo que se erigió justamente para sacar las carreras callejeras de la CABA, lo que motivo oportunamente la sanción de una ley que prohibía la realización de carreras en las calles.

De ahí lo que decía al principio, Clarín recurrió a su aliado político, el titular del gobierno porteño, el intendente Macri. Este, aprovechando la mayoría legislativa -un hecho totalmente democrático-, y para conformar al grupo, hizo aprobar una nueva normativa para permitir que Carburando llevara adelante este emprendimiento.

La "propaganda" y "venta" que hicieron del evento los periodistas que cubrieron la carrera, en un momento, empalagaba; remarcar constantemente la "afluencia de público" -numerosas por cierto-; "el automovilismo recuperó su lugar"; el "parece un lunes, las ventanas de las oficinas todas abiertas"; "espectáculo de primer nivel";"toda la familia del automovilismo acompaña"; "esto se está viendo en todo en el mundo"; "las terrazas, mirá las terrazas, todo lleno"; Clarín se encarga a través de la pluma de Adrian Michelena de vendernos la carrera

Ahora, eso sí, ni una palabra del costo de las ubicaciones y de lo recaudado en la venta a las empresas; ni una palabra del accidente protagonizado por uno de los autos en Corrientes y C. Pellegrini, esquina sur, en el que el propio conductor tuvo que bajarse con su matafuego a extinguir el incendio de su auto, habiendo un autobomba a unos 20 metros de su posición, la esquina norte de la misma intersección; ni una palabra del tembladeral que sintió en el casco histórico, mucho mayor del producido por el subte; ni una palabra en la previa del quilombo que fue el centro la semana anterior; no se escucho a ningún comunicador, como si lo fue durante el Bicentenario, recomendando no ir al centro por el caos de tránsito; dijo Macri en la previa: "En todas las ciudades del mundo, donde hay carreras callejeras, siempre tienen un enorme impacto a nivel económico y si bien trae aparejadas algunas molestias en los días previos, no es nada en comparación con tener un deporte de la importancia del automovilismo en las calles de Buenos Aires", claro, ni Técnópolis ni los festejos del Bicentenario te dejaban un sope, no? 

Una pregunta final, "el Galvez queda en Villa Lugano, tenés claro que eso es la CABA Mauricio?"

No hay comentarios: