martes, 7 de junio de 2011

Recien, a través de la suscripción, me llega el post de Acquaforte
Coincido con el planteo que hace Fede Vazquez; el tema es más profundo y va más allá de si Schoklender tiene todos los número para ser culpable o que, acaso, no debería dejarse el tema librado a lo estrictamente judicial sino avanzar sobre las incidencias políticas que ante determinadas decisiones de actores políticos -determinados para tal o cual cosa- avanzan sobre otros campos.
Hebe malversando fondos públicos y Moyano siendo responsable de la muerte de un afiliado, todo por el mismo precio: ocupar más espacios de los que el establischment quiere que ocupen.
Les cito un párrafo, para llamarlos a su lectura:

Pero a Moyano y a Hebe (¿habrá otras dos figuras tan desprestigiadas por los medios?¿Habrá otras dos tan conocidas y donde ese desprestigio haya calado tan hondo, aún en los sectores que deberían ser sus sostenes?) les pasa lo mismo: quieren algo que necesita de otros modos para ser construido. Dicho de otra forma: querer romper la quintita del espacio político-simbólico que la sociedad les asignó tiene el costo de que para superarlo hay que quedar al desnudo.

Sigue ACA

No hay comentarios: