lunes, 2 de marzo de 2009

Obedeciendo a Cristina II


Así Terminaba su discurso la Presidenta de La Nación:

Un solo pedido*: sin agravios, ni descalificaciones, ni fomentando violencias que tanto mal, que tanto daño y que tanto dolor y tragedia han traído a nuestro país. Debatamos pero en el término de discusión, sin querer imponerle al otro ideas y cuando el otro, democráticamente, como marca la Constitución Nacional, tiene un resultado en este Parlamento, ser aceptado y pensar, en todo caso, la mejor manera de tener mejores ideas y mejores argumentos para, en definitiva, poder luego ganar un debate una elección. Que de esto se trata la democracia. Lo que no podemos es seguir maltratando al sistema democrático en su conjunto, porque creo que la Argentina tiene demasiadas experiencias nefastas en materia de no respetar la institucionalidad y, fundamentalmente, no funcionar en forma democrática”.

Por la tarde, un grupo de representantes de un sector del arco opositor, brindaron una conferencia de prensa, entre ellos, Carrio y Morales. A ésta, digamos, recomendación sobre “un solo pedido”* la mística así respondio:

“Es la venganza contra un pueblo que ya no los apoya. Lo mismo hizo (Nicolás) Ceausescu”, en alusión al ex presidente rumano. Carrió optó enseguida por otro ejemplo menos trágico: la reina del cuento de Blancanieves que sólo aceptaba que el espejito le diera la razón, y la completó con “el gobierno perdió sensatez, esta privado de razón”.

Otros, auto erigidos como pensadores políticos, expresaron, por caso, este tipo de frases:

“La Presidenta, que se jacta de ser tan buena oradora como para prescindir de los papeles, habló sin leer...”

Así como a la Presidenta le cuesta registrar situaciones excepcionales”

“Ayer sólo se habló de futuro para amenazar con brumosas intervenciones al mercado agropecuario y a los medios de comunicación”

Desde, el que se supone, el micro clima en el que vivimos algunos, digo, en virtud de los que transmiten constantemente los medios y que tan contrastante resulta con ese micro clima, pienso:

Apelo al nombre de mi programa: nada es casual, por eso, no es poca cosa la definición de la pitonisa comparando a Cristina con Ceausescu, porque lo que ella verdaderamente quiere transmitir es que le espera, o mejor dicho, le desea un final similar al del rumano, algo parecido hizo hace un tiempo con Néstor Kirchner, y luego, la coincidencia: “esta privado de razón” y “le cuesta registrar situaciones”, una vez más, insisten con el raciocinio de la Presidenta.

Por último, “que se jacta”: alguien, uno aunque sea, me diga, me muestre, me haga oír un audio, algo, en lo que alguna vez, Cristina se auto alabo excesiva y presuntuosamente, por que eso es jactarse.

Ya se, es lunes, es temprano, muchos tienen quilombo en sus casas por el paro docente, muchos todavía estamos disfrutando del discurso de ayer, pero, como ellos no paran un segundo en su intento desestabilizador, es que debemos, insistentemente ponerlos en evidencia, como dice MP: tenga por seguro el gorilaje entreguista que VAMOS A DEFENDER A CRISTINA Y A NUESTRA DEMOCRACIA con la vida.

No hay comentarios: